Enfermos de música: Petrucciani, Scott y Darin

La buena música no conoce de enfermedades ni discapacidades. Es más, en ocasiones puede ser una motivación añadida para superar las adversidades y el dolor de la salud cercenada, la mejor y más fiel aliada en la recuperación e incluso la causa del desarrollo de un sexto sentido sonoro que compense carencias y limitaciones. Por no hablar de sus múltiples y contrastadas propiedades terapéuticas.

El pianista y compositor de jazz francés Michel Petrucciani (Orange, Francia, 1962-1999) padecía osteogénesis imperfecta, una grave enfermedad degenerativa que impedía su normal desarrolllo óseo y locomotor. Con muletas y apenas un metro de altura, Petrucciani era capaz de tocar un piano adaptado con un endiablado sentido del ritmo y una poderosa percusión del teclado no exenta de lirismo. En la plenitud de su breve y prolífica carrera formó un trío legendario con el guitarrista Jim Hall y el contrabajista Wayne Shorter. Sus restos reposan en el histórico cementerio parisino de Père Lachaise junto a los de Chopin.

Jimmy Scott (Cleveland, USA,1925-2014) sufría el síndrome de Kallmann, una rara afección que impedía su normal desarrollo hormonal y que le dejó atrapado de por vida en un cuerpo de niño andrógino. Su extraña enfermedad no le impidió disfrutar de una larga existencia, con una travesía del desierto artístico de tres décadas incluida hasta su reconocimiento y consagración definitivos. Su agudo timbre de voz se aproximaba al de un contratenor y destacaba por peculiar ritmo pianissimo de su dicción. Su versión del hit de Prince Nothing Compares 2 U es pura magia.

Bobby Darin (Nueva York, 1936-1973) fue un niño débil y enfermizo aquejado de ataques de fiebre reumática, dolencia que le dejo serios problemas coronarios y respiratorios durante el resto de su vida. No parecía que alguien de salud tan quebradiza pudiera abrirse camino como crooner, pero su talento innato y una inteligencia superdotada le convirtieron en una celebridad sólo eclipsada por la alargada sombra de Frank Sinatra. Kevin Spacey dirigió y protagonizó un inspirado biopic sobre el intérprete de Beyond The Sea.

Advertisements

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s