“El impostor” – Javier cercas: mentiras de don Quijote de Flossenbürg

En catalán se usa mucho la expresión “es pesca abans un mentider que a un coix” (se descubre antes un mentiroso que a un cojo). El último libro de Javier Cercas, ampliación de un artículo publicado en El País, es uno de los recursos para convertir este dicho en cliché. Es posible que hacer esta publicación, la primera que aporto de literatura, me convierta un poco en impostor. Todos somos impostores, todos llevamos una parte de Enric Marco en nosotros, mal que nos pese.

Casi nadie, o nadie duda de que las ficciones proponen una verdad: una verdad huidiza, profunda, ambigua, contradictoria, irónica y elusiva, una verdad no factual sino moral, no concreta sino universal, no histórica o periodística sino literaria o artística; pero muchos niegan que las ficciones sean mentira.” Javier Cercas

Javier Cercas

Enric Marco Batlle era famoso antes de 2005, especialmente por presidir la Amical de Mauthausen. Pero lo fue mucho cuando el historiador Benito Bermejo le desenmascaró. El protagonista y único proporcionador de ficción en el libro es probablemente uno de los mentirosos más buenos del planeta. Según su testimonio, Marco fue un deportado prisionero del campo de concentración de Flossenbürg, un luchador antifascista que nació justo 10 años antes de la proclamación de la Segunda República Española, un rockstar que se jugaba la vida cuando tenía que arrastrar su dignidad ante el fascismo ardiente de gran parte de su vida. Todo lo que acabo de decir es mentira. Pero también es cierto que Marco sí estuvo en Alemania, parte del acuerdo propagandístico entre Franco y Hitler de traer españoles a trabajar al país entonces gobernado por el totalitarismo imperialista nazi, y también que estuvo encarcelado en Kiel, que fue interrogado y torturado en ocasiones, que fue secretario general de la CNT en Cataluña y España y que ayudó mucho a que se conociera, especialmente des de su “rojo” punto de vista, que muchos de los hechos que sufrió el pueblo a manos de esa lacra totalitarista que asolaba el mundo durante buena parte del siglo XX. Marco era, cómo dijo Vargas Llosa en un artículo, espantoso y genial, un eximio histrión.

La realidad mata, la ficción salva”. – Javier Cercas

Enric Marco, recibiendo la Creu de Sant Jordi, condecoración máxima de la Generalitat de Catalunya

¿Por qué hizo Cercas éste libro? Una buena forma de barrer cualquier ínfima duda respecto las intenciones del escriptor para justificar a Marco es saber que estuvo 10 años escribiéndolo (y decidiendo si debería continuar escribiéndolo). Cercas critica mucho el término “memoria histórica”, pero si pensamos en una de las herramientas clave para evitar que según qué atrocidades y catástrofes pasen -tal y como explicó el escriptor en los medios de comunicación-, nos encontramos en ir a buscar las razones de Marco para reinventarse su propia vida. Una gran razón del éxito de la impostura de Enric Marco es la mentira perfecta que él supo hacer: no una mentira pura, sinó un gran conjunto de mentiras que incluyen pequeñas verdades. ¿Por qué serían falsos los detalles que acompañan la verdad, y quién dudaría de ellos, más teniendo en cuenta el delicado caso de todos los Deportados a los campos nazis?

Verdaderamente, igual que el énfasis en la valentía delata al cobarde, el énfasis en la verdad delata al mentiroso.” – Javier Cercas

Cercas consigue en sus libros hacer reflexionar al lector. Y si el lector entiende que cada uno de sus libros habla de como funcionan las cosas, sin encerrarse sólo en cómo El impostor no habla de Enric Marco, ni Anatomía de un instante del 23F, y así sucesivamente, puede descubrir lo que hay entre sus líneas. El estilo de Cercas es “metanovelístico”: hay una eterna revisión y explicación de cómo se gestan sus novelas dentro de ellas. Las últimas páginas del epílogo cierran brillantemente el libro. Encontraréis tiempo de dónde no lo hay para seguir leyendo. Y lo dice un servidor, un lector bastante lento.

Marco, en uno de los actos de la Amical de Mauthausen cuando era presidida por él. Foto tomada en el año 2003 durante un acto de homenaje a los republicanos españoles muertos en los campos de exterminio nazis.

Me gustaría acabar pensando en la paradoja eterna que “sufre” el lector de este libro: el sentirse culpable por intentar entender al impostor Marco, cuando Cercas no pretende justificar sus decisiones, y cuando la clave del libro es hacer ver (tras muchos dilemas antes de confirmar si publicaría el libro) que era muy necesario intentar entender qué llevó a Marco a quijotizar su vida. ¿Que por qué? Cuando hayáis leído las 425 páginas (o quizás antes), lo entenderéis.

“No se puede hacer caso a las buenas críticas, pues tienes también que hacerle caso a las malas”. –  Ernest Hemingway

Prisioneros de Flossenbürg trabajando en la cantera de granito. El campo fue destinado a los prisioneros clasificados como “asociales” y “criminales” unas categoría arbitrarias donde tenían cabida desde los homosexuales, prostitutas y alcohólicos hasta mendigos y también prisioneros políticos. Lo planearon para albergar a 1.600 prisioneros pero llegó a más de 15.000 el año de su liberación, en 1945. Marco transgredió la moral y barbarie para justificar que pasó por aquí.

 

Nota: Aquí tenéis alguna reflexión que me ha comportado leer El impostor, más allá de la crítica que acabáis de leer.

Anuncis

One response to ““El impostor” – Javier cercas: mentiras de don Quijote de Flossenbürg

  1. Retroenllaç: Unverständlichkeit | Pantalla Abierta·

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

S'està connectant a %s