Whiplash – good job?

Andrew es un chico que tiene la suerte de estudiar en un prestigioso conservatorio para un día llegar a ser un batería de jazz, aunque pronto el profesor Terence Fletcher decide darle una oportunidad que pondrá a prueba seriamente su vocación. Además de un grupo de músicos, Fletcher tiene de facto banda, ergo la presión es doble: conservatorio y conciertos. El profesor brillantemente interpretado por J.K. Simmons, cosa que le ha proporcionado un Sundance, un BAFTA y un Globo de Oro por mejor actor secundario (y representa una de las cinco nominaciones del film a los Oscars), es muy polémico por su presión psicológica a los alumnos, “hay que empujarles para que den más de lo que se espera de ellos”. Su método, además, se basa en insultar en un 90% de sus intervenciones orales en las sesiones, y odiar profundamente las palabras “good job”. Miles Teller, con la ventaja de ya tocar la batería desde los 15 años, también se llegó a dejar sangre en su interpretación, cortesía de las largas tomas a las que le obligó en los 19 días de rodaje el director Damien Chazelle. ¿Cuánto valorará, subestimará u odiará Fletcher a su nuevo alumno?

Así se acepta un premio:

Los personajes secundarios de la película, a excepción de Fletcher, más importantes son Jim Neimann, padre de Andrew, y Nicole, una joven vendedora de palomitas que parece compartir un interés recíproco por el protagonista. Ellos dos aparecen poco tiempo, pero en mi opinión lo suficiente como para tener el efecto necesario sobre el personaje que Teller encarna.

En Whiplash no hay verborrea, hay un diálogo eficiente: se habla cuando toca y no se dice más de lo que se esperaría de un buen film. Y ya que hablamos de duraciones, no es una película larga, pues los dos personajes principales se explotan tanto com se debiera o debiese. En el cine, últimamente se han dedicado a pensar que cuando una pieza se parece a una miniserie (esa mezcla de serie y película) y su duración va de 150 a 180 minutos, el éxito y el hype van a ir de su lado. Por desgracia, suelen acertar. La realidad suele ser bastante cruel y, cómo pasó en The Wolf of Wall Street, por muy bueno que fuera el papel de DiCaprio, se podría dejar lo bueno en pocos retales de su metraje. Whiplash podría ser el antihéroe en este sentido, pues quizás se la juega en su duración de una película tradicional: 102 minutos.

Los primeros planos, a veces más largos y otras menos, nos deleitan con imágenes de los dedos de Andrew, el nuevo elemento tenso que me recordó a los pies de Natalie Portman en Black Swan, además del contínuo sudor o los dedos de Fletcher para marcar el tempo. Otro elemento que contribuye a enfatizar en la calidad del film es la sencillez de los créditos, en todo el metraje los vemos como les vimos en la serie del canal británico Channel 4 Southcliffe. ¿El objetivo? creo que es bastante obvio: olvidarse de florituras.

Si una cosa queda clara en la película, es que el personaje secundario de Fletcher es al mismo tiempo tan importante como Andrew, y eso es un gran mérito de guión e interpretación de Mr. Simmons. Por mucho que el film incide en la visión de Andrew en sus inexpugnables ansias de convertirse en un porlomenoscercano Charlie Parker, no consigue atenuar la garra del polémico profesor. ¿Qué mejor forma de demostrar la pasión del rookie, que con la presión del guante que lanza el mentor?

Sin embargo, cabe decir que de la biografía de Fletcher, e incidiendo en la susodicha arriesgada pero no menos acertada duración, nos podrían faltar detalles. No sabemos si su método ha sido siempre el mismo, y si se confirma esta hipótesis, qué le llevó a hacer que sus alumnos den más de lo que se espera de ellos. ¿Han habido problemas más allá de algunas quejas de padres de alumnos? Bueno, un antiguo alumno suyo, con algo de éxito, no acabó muy bien. Pero eso fue un accidente. Algunos podrían incluso criticar las largas sesiones de ensayos en sus laureadas clases con címbalos volantes incluídos, y podrían pedir mantener esa duración con retales de la vida de Fletcher, pero son los mismos que, de ser así, quizás pedirían más momentos musicales de los ensayos.

Mi posición es que no estamos ante un film musical de turno, y la película tiene que apostar por mantener esas sesiones por mucho que algunos puedan llegar a criticarlas. La prueba está en ganar dos BAFTAs más técnicos por mejor sonido y edición. Y si nos fijamos en cómo se concentra el film en una muy protagonista storyline, puede ser que en ocasiones preveamos alguna trama secundaria de la misma.

(Aviso de SPOILER en este parágrafo) Lo peor de la película, sin embargo, es el accidente de coche en el que va Andrew, pues que un camión choque contra un coche de alquiler sencillo, y dicho coche dé una vuelta de campana que sólo le comporte algún rasguño maquillado con un poco de sangre para dar más impresión, no la hace tan perfecta como pudiere ser.

Whiplash es, sin duda, el anti-Oscar, que irónicamente ha sido nominado a mejor película del año. Podría ser un drama empalagoso de superación y en otro género musical, pero es un thriller psicológico que te hará agarrarte muy bien al sofá des del que lo estás mirando. Ah, y para hacer la ironía más redonda, Interstellar no está en esa categoría ni tampoco en las grandes de otros premios cinematográficos importantes como son los BAFTA. Se siente, Nolan.

Valoración final: 9/10

Anuncis

One response to “Whiplash – good job?

  1. Retroenllaç: 2015 en cine | Pantalla Abierta·

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s