Better Call… Jimmy

Érase una vez, en un lejano 2008, algunos seriófilos, otros curiosos, se sentaban delante de su televisor u ordenador para ver un señor en calzoncillos a punto de pegarse un tiro, en un flashforward del capítulo piloto de la mejor serie que ha existido hasta la fecha. Dicho señor se convertiría en the one who knocks, proclamando que él era el peligro, que él no era ni Walter White, ni el W.W. firmante del libro de Walt Whitman, que Heisenberg de la mano de Jesse Pinkman nos haría vibrar en una serie que llegaría a revitalizar el mismísimo aburrido estado de la Ruta 66, Nuevo México, donde incluso hace pocas semanas Vince Gilligan tuvo que pedir a la gente que dejara de tirar pizzas en la casa de Albuquerque donde se grabaron los exteriores de la serie.

Sin embargo, en 2013, tras ése último plano musicado con Baby blue, de Badfinger, nos quedábamos sin cristal azul, sin Pollos Hermanos, sin el lavado de coches, sin “yo, bitch!”, sin Breaking Bad. Lo que no sabíamos, es que no nos quedaríamos sin Vince Gilligan, sin Saul Goodman ni sin Mike Ehrmantraut. Better Call Saul dejaba de ser un eslogan, pasaba a ser la mejor precuela que un servidor ha visto.

Una temporada ha bastado para que, ni siquiera con ésta terminada, se alabara al gran trabajo realizado por Bob Odenkirk, Jonathan Banks, Rhea Seehorn y Michael McKean, dirigidos por Vince todopoderoso Gilligan y Peter Gould. Y tiene los ingredientes perfectos para un spin-off: da luz a la evolución de personajes en la serie original, aporta un argumento sólido con personajes variopintos, mantiene una estructura argumental y productiva, no piensa demasiado en las siguientes temporadas y aporta buenos y constantes cliffhangers.

La primera temporada acontece en los primeros años de abogacía (y pre-abogacía), rellenos de flasbacks y algún flashforward que protagoniza Jimmy McGill, un ya-se-puede-decir reflejo del Walter White de las primeras temporadas de Breaking Bad. Nos encontramos con un abogado fuera del megabufete HH&M que debería haberle dado trabajo y grandeza, como Gray Matter Technologies lo debiere a Walt. Pero de eso se ocupó Heisenberg en la “series finale”. Dicho abogado sobrevive de un rincón/despacho de un local de manicura tailandés, con algún que otro intento de ayuda de su amiga Kim Wexler que trabaja para HH&M.

La guinda del pastel es para Jonathan Banks, con un capítulo que resume muy bien su vida y lo que le lleva a ser el Mike que todos conocemos en Breaking Bad. Banks puede regalarse, desbancar a Odenkirk de su protagonismo por un capítulo, y merecer por lo menos un galardón. Rizan el rizo la “hipersensibilidad electromagnética” de Chuck McGill (hermano de Jimmy), las varias storylines paralelas a la trama principal, y otra aparición estelar de un personaje de la serie de Heisenberg.

Sólo le aportaría un pero. Un modesto pero. El hecho de no pensar demasiado en crear un clímax de mega-cliffhanger para la siguiente temporada no remata la primera con un capítulo destacable, pero al mismo tiempo cuesta hacerlo destacable cuando los otros nueve ya lo son, y ha sido una temporada muy valorable por su conjunto, y no de altibajos de otras series dentro de sus temporadas que AMC ha producido (se siente, The Walking Dead).

Si alguien se asustó por ver un sucedáneo exclusivo a los fans de Heisenberg, que sepa que incluso sin haber visto la serie madre, va a aplaudir cada capítulo. Es más, qué envidia me da, hubiera sido muy bueno ver primero BCS, y luego BB! Algunos spin-offs se comen la serie madre, otros quedan en el olvido. El que protagoniza nuestro feedback particular la dignifica. It’s showtime, folks!

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s