Panamá, un buen destino para iniciarse en América: los océanos

Con este articulo inauguramos la sección de viajes de este blog.

He escogido para ello Panamá, un país al que ya he tenido el privilegio de visitar tres veces. Si me lo permitís lo haré en tres entregas. En ellas os resumiré los motivos por los que considero que puede ser el país ideal para iniciarse a América. Entre los motivos más anecdóticos que lo justificarían destacaría el de  aprovechar que los panameños os introduzcan, sin proponérselo, a ciertos elementos del imaginario colectivo norteamericano: el uso del dólar como moneda, el consumismo obsesivo, el individualismo enfermizo, el protestantismo como evasión de la realidad social… serian una pequeña muestra de la American Way of Life que encontraréis totalmente viva aquí, en Panamá. Todo ello es fruto de haber sido este país, y de facto, una colonia norteamericana durante los casi cien años que los Estados Unidos gestionaron el canal. Eso sí: fuera de manejar los dólares tan sólo viviréis el resto de estos valores en la capital. El resto del país, por suerte, sigue siendo bastante autóctono.

11204717_435087029986887_83350280_o

© Xavier Vizcaíno Martí

Mis tres entregas contemplarán tres aspectos:

  1. La facilidad de acceso a sus culturas indígenas, y que representan el 30% de su población.
  2. Una naturaleza terrestre casi tan impresionante como la costarricense, pero que podréis gozar sin veros rodeados por manadas de gringos descerebrados.
  3. Unos arrecifes coralinos más que aceptables tanto en su costa Atlántica como Pacífica.

Y de su parte marina os hablaré seguidamente.

Debemos recordar que en este país tendréis acceso al Caribe y al Pacífico recorriendo tan solo… ¡ochenta kilómetros!

Menos de dos horas de trayecto. Lo que significa que es el país ideal para descubrir los dos océanos que bañan las costas del Nuevo Mundo y sumergirse hoy en el Caribe y mañana en el Pacífico.

En este último recomiendo bucear en los islotes de los Frailes, donde no es raro tropezar con un tiburón martillo.

Para este viaje a Panamá no olvidéis por nada del mundo llevaros vuestra máscara de submarinismo, vuestras aletas y vuestro tubo; lo lamentaríais mucho…

© Xavier Vizcaíno Martí

© Xavier Vizcaíno Martí

Y para practicar snorkel recomiendo isla Iguana. Esta pequeña isla me ha deparado, en Panamá, la mejor muestra y variedad en peces tropicales del Pacífico… y a tan solo tres metros de profundidad. En ella, y sin exagerar ni un pelo, he podido nadar entre cuatro tortugas Carey en un solo baño. Confieso que no he tenido la oportunidad de contemplar el surtidor de una ballena franca a diez metros de mi cuerpo pero sé de quien lo ha vivido en las aguas de esta isla mientras practicaba snorkel.. Habría sido demasiado, ¿no?

En su superficie también podréis gozar de su abundancia en iguanas, unos reptiles que alcanzan un metro y que se mostrarán totalmente ajenos a vosotros. Cuando las disfrutéis no os olvidéis tampoco de levantar la vista del suelo. Sobre sus palmeras descubriréis los machos de las fragatas en pleno apareamiento, con su buche rojo, bien hinchado.

Y eso sí: cuando visiteis todos estos destinos podréis estar seguros de que os encontraréis casi solos.

Sin embargo no os recomiendo que os planteéis bucear en isla Coiba: un destino de buceo del que no entiendo su fama: sus aguas son turbias y he encontrado una biodiversidad relativamente pobre.

11201282_435087629986827_152622044_o

© Xavier Vizcaíno Martí

En el Caribe, y para snorkel, recomiendo tozudamente las islas del archipiélago de San Blas. Aquí también he podido, en un mismo día, nadar entre cuatro hembras embarazadas de tiburón nodriza y dejarme arrastrar por una tortuga Carey. En un segundo día fugarme nadando a toda velocidad por encima de un tiburón toro, que descansaba sobre la arena… y, mientras tomaba el sol en la playa, ver saltar por encima de las olas una manta negra, de un metro de envergadura…, a tan solo diez metros de mis narices.

La parte terrestre de San Blas no luce menos que sus fondos marinos. A sus imágenes de postal, con cocoteros y arena blanca, podréis añadir la suerte de que los indígenas Kuna sean sus únicos residentes y unos celosos defensores de su propia cultura. Y es que en estas islas no está permitido que resida nadie que no sea kuna, ya que estas comunidades gozan de un alto régimen de autonomía política que les permite legislar muy a menudo a su favor.

Raro, ¿no?

Pues es real.

En estas islas, donde no corren ni coches ni motos, aún abundan las cabañas construidas con cañas y techo de palma… y otras cosas.

De todas ellas os hablaré en mi segunda entrega.

Anuncis

One response to “Panamá, un buen destino para iniciarse en América: los océanos

  1. Retroenllaç: Panamá, un buen destino para iniciarse en América: su naturaleza terrestre | Pantalla Abierta·

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s