Las cinco esquinas del cuadro

National Gallery. USA, Francia y Reino Unido, 2014. 180 min. Dirección y montaje: Frederick Wiseman. Fotografía: John Davey. Documental.

Desde la primera secuencia de este largo documental –un operario de limpieza puliendo el reluciente suelo del museo- su director nos advierte a las claras de su voluntad de hacer una mirada concienzuda y global, casi omnisciente, de una de las más prestigiosas pinacotecas del mundo, The National Gallery. El minucioso recorrido por las plantas y dependencias del recinto londinense combina con acierto las largas reuniones de trabajo de los directivos del museo con el silencioso y respetuoso murmullo de los asombrados visitantes que deambulan con expresión concentrada por salas y pasillos. El contraste entre las largas peroratas técnicas y el silencio casi reverencial del público aporta ritmo y sutil ironía a partes iguales.

Nieto de emigrantes judíos, Frederick Wiseman (Boston, 1930) nos invita a tomarnos tres horas de nuestro tiempo para ver con atención la cámara y la recámara del recinto. Wiseman parece tener muy claro que el público esplendor de los lienzos no se puede entender en toda su extensión sin atender a las autorizadas explicaciones de restauradores, conservadores, instaladores, guías, comisarios, ejecutivos, técnicos y operarios que cada mañana ponen el marcha el complejo entramado del museo. Se establece así un elocuente diálogo entre los espacios públicos y privados que permite al espectador tener una visión insólita y privilegiada de un lugar donde, efectivamente, los cuadros parecen establecer calladas y fructíferas conversaciones. Creo que uno de los mayores logros de este documental es presentarnos este espacio no como un mausoleo donde reposan las grandes obras de los grandes maestros, sino como un lugar consagrado al arte donde palpita la belleza.

El método cinematográfico de Wiseman consiste en filmar unas doce semanas y editar en su taller durante ochos meses. Toda una declaración de principios sobre su personal estilo como documentalista. Sólo una objeción: se hacen demasiado cortos los minutos dedicados a la antológica de Leonardo da Vinci, esas pinturas que emanan una luz asombrosa, áurea, casi sobrenatural.

 Valoración: 4/5

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s