Selectividad

Desde los 5 años que Oriol, como otros muchos niños, soñaba en ser médico. Imaginarse con una bata blanca, trabajando en un quirófano y teniendo la vida de los pacientes en sus manos lo alentaba y lo hacía verse como un héroe. Es desde entonces que sus padres le decían. – Oriol, es muy difícil ser médico, tienes que estudiar mucho, pasar muchos años, es un trabajo muy sacrificado, además con los recortes actuales su situación laboral ha empeorado mucho. Los años fueron pasando hasta que llegó el momento de tomar la decisión. ¿Qué estudiar a escala universitaria? La obvia influencia del entorno más cercano del joven, causó cambios en su manera de pensar. Oriol tenía claro que después de los exámenes de acceso estudiaría derecho. Y es que el entusiasmo de su tío a la hora de explicarle las anécdotas que afronta él como defensor, acompañado del hecho que el protagonista del programa de moda es abogado han conseguido que se hiciera atrás de la idea de ser médico.

Oriol dedicó 4 años a su formación universitaria e incluso obtuvo una titulación superior para ejercer como defensor. Con casi 30 años se dio cuenta que este trabajo no lo satisfacía y que él era capaz de aportar más dedicándose a otro campo. Así que cambió de profesión, nada que ver con la medicina y menos con el derecho, para así poder hacer mas a gusto y consecuentemente mejor su trabajo.

selectivitat3-1024x682

Estos días 32.160 jóvenes catalanes, la mayoría de entre 17 y 18 años han estado inmersos en la selectividad. Es a partir de aquí cuando podrán escoger – seamos optimistas – qué estudios universitarios querrán cursar. De información no les falta pero, ¿y de autoconocimiento? Es fácil saber cuáles son las carreras con más salida laboral en la actualidad. Cosa que puede, o no, coincidir con las que tendrán más demanda de profesionales de aquí a 4 años, una vez estos jóvenes hayan acabado los estudios y llamen a la puerta del mercado laboral. Tampoco resulta difícil escoger según las notas de corte que marca cada carrera y universidad. Incluso es simple dejarse influenciar por tendencias, aceptabilidad y prestigio social, por películas o bien series televisivas, donde las representaciones a menudo, poco tienen que ver con la realidad. Lo que de verdad resulta difícil y crucial es el autoconocimiento. Saber cómo es uno; qué puntos fuertes y débiles tiene, qué le gusta y en qué campo puede aportar más. Bien claro es que cuando llega el momento de la “gran decisión” poco o nada preparados estamos para responder estas preguntas. Así pues, muy difícil es aguantar presión recibida para decidir y muy diferente sería recibir un acompañamiento con el objetivo de resolver estas dudas relacionadas con el auto-conocimiento.

De gran ayuda sería estar más abiertos a equivocarnos, a cuestionarnos. Para así tener una sociedad donde más personas como Oriol fueran capaces de ver donde pueden encajar mejor, aportar más y poner su granito de arena. O mejor todavía, un entorno donde los jóvenes en el momento de decidir fueran capaces de conocerse más y tomar la decisión según su persona para que así podamos tener más profesionales vocacionales.

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s