No sabemos nada: Game of Thrones

(Nota: antes de empezar a leer este post te avisamos de 3 cosas: está escrito a cuatro manos, de Uri y Agus, hay SPOILERS y por lo tanto no conviene leer antes de ver el último capítulo de la 5a temporada de Game of Thrones y los autores NO han leído la saga Canción de hielo y fuego, cosa que puede diferir en opiniones a los que sí lo hayan leído y le dediquen una crítica)

The Imp y Khaleesi

„Winter is coming“ (se acerca el invierno), decían en la primera temporada los personajes de la serie de HBO inspirada en los libros de George R.R. Martin, sin hacerlo tan lleno de sentido como lo ha sido en la quinta temporada de esta serie. Porque el invierno no sólo ha llegado para dejarnos helados. Sí, hablamos de laS muertes y los sablazos que coronan a esta serie como la menos preocupada por los personajes y dotar a la trama de quizás un hiperrealismo inherente ya desde los libros.

Vamos a poner un poco de orden al tema de los libros: Festín de cuervos y Danza de dragones fueron los dos libros correspondientes a las 3ª y 4ª temporadas. En esta quinta temporada, los lectores de la saga estaban doblemente pesimistas: lo que venía no les gustaba tanto, y la cadena HBO decidió no esperar a R.R. y alejarse de los libros. Pese a todas las quejas, ha quedado una digna temporada.

El “touché” final

En efecto, no se trata de la mejor temporada de la serie, pero sí del mejor final que ha habido hasta la fecha. Me gustaría apartar de ello lo que ha significado laS muertes de personajes como Stannis Baratheon o Jon Snow, el hecho que la contundencia y carácter imprevisible que se mantienen como grandes estandartes. Hemos visto quemar princesas, desnudos completos muy significativos (por cierto, me parece muy bueno que no nos sorprendan ya estos hechos), un Tyrion consejero de la Reina de los Dragones, unos salvajes zombies helados y un asesinato muy parecido al que fuere la muerte del emperador romano César. Algunos en laces entre personajes son muy interesantes y permiten a la serie no aislar tanto otras tramas que tienen que convivir con sus numerosas competidoras.

Y, por favor, no olvidemos a la tremenda y siniestra secta de los Gorriones, segando con su propia hoja justiciera e incordiando a miembros de la nobleza y de la aristocracia de Desembarco del Rey. Bueno, molestando, sobretodo, a la temible femme fatale Cersei. Y resulta digno de admirar que Martin y los realizadores de la serie nos cuelen tan exquisitamente un colectivo de fanáticos religiosos que nos recuerdan a las primeras raíces fundamentalistas cristianas, o, mejor aún, a algunos de los partidos políticos “populistas” que han aparecido desde la segunda mitad del siglo XX. Muchos, de hecho, han sido los que han comparado en la red al Septón Supremo con los señores Iglesias o Rivera. La fe ciega y extremista nos lleva a un cul de sac y a una de las escenas más cruentas y moralmente más intensas de la serie. Un punto donde es imposible no empatizar con Cersei o donde prevalece el imperativo de compadecerle (algo inviable antes de esta quinta temporada). La escena de la primera dama Lannister desfilando por las callejuelas de la metrópolis (linchamiento de la masa incluido) produce, en el otro lado de la pantalla, un efecto catártico, de saturación mental, de éxtasis visual. Y esa ha sido la novedad primordial, quizá, de las últimas dos temporadas de GoT: el espectador no sabe a quién dirigir su amor ni su odio, se entremezclan sentimientos estéticos y psicológicos. Al que antes detestábamos con locura ahora nos obliga a dedicarle un sentimiento de condescendencia.

No es extraño llegar a la conclusión de que también definiría estos 10 capítulos como un oxímoron: demasiado contenido que nos ha parecido gratuito (el dios de las muchas caras y Arya, hasta llegar a empezar a cruzar nombres de su lista) en detrimento de algunas tramas que podían haber dado más de sí mismas, pero al mismo tiempo contenido escalofriantemente chocante que no podía dejar de mantener dicha serie en nuestro top 10 particular (envenenamientos des de la Alhambra, referencias políticas, aportación ficticia de los caminantes blancos, sutil juego femenino entre Cersey y Margaery).

Si tuviera que quedarme con dos cosas, sin embargo, de la temporada número 5, serían el personaje Ramsay „despellejador“ Bolton, brillantemente interpretado por Iwan Rheon. La trama que ya llevaba al maltrato en todos los sentidos hacia Theon Greyjoy, hasta tal punto de amputarle el miembro y cambiarle el nombre a „Reek“, ha unido más personajes, destacando a Sansa Stark. Y el final ha sido quizás fatídico para todos menos él: hemos visto como Theon y Sansa, después de matar a la „amigovia“ Myranda de Ramsay, se lanzaban des de lo alto de la muralla de Castleblack. Algunos dicen que se puede asumir que sobrevivieron pero, ¿será cierto?

Aunque mi escena favorita no puede ser otra que la de la batalla de Hardhome: Jon y sus nuevos „aliados“ salvajes permiten regresar a éstos a su hogar al otro lado del muro para poder sumar fuerzas. Cuando parte de ellos está emprendiendo la marcha de regreso, aparece un enorme séquito de White Walkers que acaban convirtiendo los caídos en sus nuevos aliados: lo siento de nuevo, The Walking Dead, pero estos zombies molaban más. No había mejor batalla des de Blackwater, amigos!

Está claro que esta emporada no ha dejado indiferente: a unos nos ha parecido muy atrevida, con peligrosos fallos (véase el riesgo de la muerte de Jon Snow) y grandes aciertos (acercar Tyrion y la Khaleesi, personajes favoritos de los throners). Pero lo más curioso es que, pese continuar viendo las batallas y los tejemanejes de tantos personajes para ganar el trono de hierro, apenas nos hemos fijado en el bonachón (antagónico a Joffrey) rey Tommen. Tiene mérito conseguir que no nos fijemos apenas en su reinado, ¿verdad?

La princesa Shireen, justo antes de ser quemada viva

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s