¿Qué pasa con los catalanes? Pues que nos vamos de casa y adios muy buenas

Pasé la Navidad en España. O sea, fuera de Catalunya. Y es que así como ya lo vivimos, posiblemente, la mitad, o más, de catalanes. Y, seguramente, así será como lo vivirán también la totalidad de catalanes dentro de dos o tres años.

Por qué, señores, por si aún no se han enterado: nos vamos de España.

Pues sí; es cierto. Yo pasé esta Navidad en España. Y, al finalizar la tertulia de los turrones, una prima joven nos pregunto…: Pero, vamos a ver: Porqué los catalanes sois así de nacionalistas?”

Esa chica tenia cara muy cabreada, sin embargo contestamos. Pero esa chica no entendió nada. Lo que pasó es que ella ya no nos escuchaba pues, aunque hablábamos español, ya hablamos dos idiomas diferentes. Por ello los catalanes aburrimos a los españoles: no nos entienden y ya no nos escuchan.

Esos postres tan tensos me hicieron reflexionar sobre la dificultad que sufre el resto de la península para entender que es lo que pasa en Catalunya. Y creo que fue eso lo que me llevó a un último intento: voy a probar de resumirlo en un idioma lógico, suscinto, concreto y universal.

10934509_391722344323356_1760367615_n

Primera premisa: estamos hartos de sufrir violencia doméstica por parte de esos que se han apropiado de la autoridad familiar en esa casa que hemos compartido durante los últimos años. Pero los catalanes sabemos muy bien que no fue esa la casa donde nacimos. También estamos hartos de que nunca se nos escuche y de que nunca se nos dé la razón.

Nos queremos ir de casa.

Segunda premisa: irnos no significa que no nos hablemos nunca más. Eso seria infantil. Más bien será lo contrario: seguramente nos llevaremos mucho mejor a partir de ahora.

Nos queremos ir de casa.

Tercera premisa: el problema no lo tendremos nosotros emancipándonos, sino el que quiera seguir viviendo en esa casa llena de goteras, grietas y humedades. No nos extrañaría que, si no se arreglan a tiempo, otros miembros de esa familia intenten emanciparse tras nosotros.

Nos queremos ir de casa.

Cuarta premisa: si, una vez fuera de esa casa, la violencia se perpetuara, esas goteras, y el resto de las reparaciones, se las tendrían que pagar ellos solitos

Nos queremos ir de casa.

Quinta premisa: por si no hubiera quedado claro, señoras y señores, nos vamos. Vaya, que cogemos la puerta y adiós muy buenas.

Nos queremos ir de casa.

Sexta premisa: cuando a ellos se les pase el enfado ya nos encontraremos en el barrio y iremos a hacer un café juntitos. Y espero que no sea el último, que siempre será mucho más divertido a su lado, pues mira que llegamos a ser aburridos los catalanes… Y, quien sabe, con el tiempo igual iniciamos algun negocio juntos. Ahora, eso sí: entonces seguramente os pediremos un poco más de formalidad.

Y nos queremos ir de casa porque nos da la gana volver a tener nuestra propia casa.
Y punto.

Anuncis

One response to “¿Qué pasa con los catalanes? Pues que nos vamos de casa y adios muy buenas

  1. Retroenllaç: Un llarg (re)pas endavant | Pantalla Abierta·

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s