La receta que gusta

Desde que en 2012 su sencillo Ho Hey se dejara ver hasta en las pistas de baile comerciales, el grupo estadounidense The Lumineers salió proyectado hacia el estrellato cómo un cohete. El boca a boca incrementó desmesuradamente el éxito de un grupo el cual ofreció una receta que sentó bien al público. ¿El resultado? casi 150.000.000 de reproducciones de este sencillo que, sinceramente, es bien sencillo (en el sentido humilde).

“I belong with you. You belong with me. You’re my sweetheart”

Ho hey se podria definir casi cómo su himno.

¿Qué es entonces lo que agrada?, ¿Cuál es este ingrediente afrodisíaco que haría caer la baba a cualquier discográfica? Si se supiera, probablemente no existiría la música alternativa ergo menos escuchada. Poco se imaginaban Schultz, Fraites y Pekarek (guitarra batería y cuerdas, respectivamente) que esos simples acordes serían recibidos con los brazos abiertos por el mundo entero; pero así fue y su álbum homónimo (que por cierto, si no lo tenéis, compradlo ya que es una pieza clave de la música alternativa actual) literalmente lo petó en todas partes; bandas sonoras, discos de oro, nominaciones y bailoteos por doquier lo blanden.

20151116_the_lumineers_shot_02_059

De izquierda a derecha: Neyla Pekarek, Jeremiah Fraites y Wesley Schultz.

Han pasado ya cuatro años y esos tres artistas arreglados con tirantes y vestidos tradicionales han vuelto a sorprender. Hace tres escasos días me caía en las manos su nuevo álbum, Cleopatra. Un gustazo. Quizás cómo dicha receta es casi idéntica a la anterior a los críticos más regios no les haga mucha gracia (recordemos el destrozo de Mumford & sons y su presión por captar público), pero me parece asombroso y admirable que un grupo que se ha hecho tan famoso siga tan fiel a su nacimiento. Quizás sea sólo por llevar dos álbumes a sus espaldas… quién sabe.

The-Lumineers – Cleopatra

Ciñéndonos al presente, este nuevo compendio de canciones dista poco del álbum anterior y es que, cuando un grupo alternativo se hace eco en un mundo lleno de instrumentos artificiales, la sociedad saca a la luz, sin saberlo, su versión más sana de la música. Entonces esos acordes entran y fluyen dentro de ti cómo si llevaras toda una vida escuchándolos. Se te pegan, y lo sabes.

La originialidad y simplicidad vuelve a sorprender con Ophelia

Después de escuchar varias veces Cleopatra, lo único que puedo decir es que han apostado por un sonido ligeramente más cuidadoso y profundo, no tan rústico, pero sin dejar de lado, ni mucho menos, este aspecto. Voces con más reverberación e instrumentos con un sonido más limpio, con más cuerpo y bajos denotan un mayor cuidado por lo que al aspecto de estudio y edición refiere. Por suerte, la textura artística sigue intacta, con una leve desaparición del violín y muchos comienzos con guitarra. ¿Será esta la receta del éxito? no lo sabemos, pero nos gusta cómo cocinan.

The Lumineers – Cleopatra (Live At iHeart Radio)

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s