Quinto milenio: ¿es Rajoy un androide?

En primer lugar, permítame que me presente. Mi nombre es Apolinar Jiménez del Pozo, soy psicoanalista de la escuela postfreudiana argentina. Hice mi tesis doctoral, Psiconálisis y fútbol en la fase anal, en Buenos Aires bajo la dirección del Dr. Devesa. Néstor-Gustavo Devesa. Un hombre eminente. Mi maestro. Todo lo que sé se lo debo a él. Como todo el mundo sabe, los psicoanalistas argentinos son los mejores del mundo. Están muy buscados. Y muy cotizados también. Algún día le explicaré por qué. En lenguaje llano, sin tecnicismos. Al margen de mi profesión, mi gran pasión es el mundo de lo oculto.

___________________________________________________________

Estoy en condiciones de afirmar que –tras un largo y completo estudio y seguimiento del fenómeno- en efecto, Mariano Rajoy es un androide.

Se trata de un prototipo de primera generación. Configuración básica, muy básica no les voy a engañar: 1 giga de disco duro, 8 megas de RAM y monitor de plasma en blanco y negro. Un modelo sencillo. Como aquellos primeros ordenadores de sobremesa con los que Bill Gates se forró, hace ya muchos años. En fin, toda una eternidad en el mundo de la cibernética.

Y claro, como comprenderán el modelo empieza ya a manifestar ciertos fallos, cómo lo diría, operativos: un ligero tic en un ojo, un habla algo pastosa y crecientes disfunciones lingüísticas. Les recuerdo que el disco duro de Rajoy es de tan solo un giga y la mitad del disco lo ocupan los archivos de las oposiciones a registrador de la propiedad que, como todo el mundo sabe, son muy difíciles y ocupan mucha memoria. Recibe constantes avisos para que envíe el temario a la papelera de reciclaje pero, de momento, parece que como que no se entera.

191

Eso sí, estamos hablando de un prototipo muy sólido y resistente, capaz de aguantar los malos tragos de la política siempre con la cabeza bien alta. ¿Recuerdan aquel lamentable episodio en Pontevedra cuando recibió el derechazo de un desalmado en plena cara? Feo, feo. Fíjense que Mariano Rajoy casi ni se inmutó, un ligero balanceo, como esos rascacielos japoneses que apenas se mueven en un terremoto. Una cosa así. Su sistema locomotor, por otra parte, también nos da algunas pistas. Fíjense cómo mueve los brazos cuando corre, ese movimiento sincopado con los brazos pegados al cuerpo, como si trotara. Es muy robótico, no hay duda.

Pero no se dejen engañar por sus limitaciones técnicas. Mariano Rajoy es un androide y como tal es capaz de hacer cosas asombrosas imposibles para el común de los humanos. Por ejemplo, Rajoy es el autor del cuento más corto del mundo. Anteriormente el récord lo ostentaba el escritor guatemalteco Augusto Monterosso, autor del famoso microcuento El dinosaurio.

Cuando despertó, el dinosaurio todavía seguía allí.”

Una proeza literaria, un microcuento de siete palabras. El listón estaba alto, hay que reconocerlo. Pues bien, Mariano Rajoy lo ha superado. Como lo oyen. El microcuento de Rajoy se titula EL CUENTO (un título directo, sin ambages) y dice así:

Crecimiento económico y creación de empleo.”

Seis palabras. Asombroso.

Si se fijan, cada vez que se pone antes los micrófonos cita el microcuento constantemente, lo repite una y otra vez, como un mantra, venga o no venga a cuento, da igual. No sé, usted, por ejemplo, le pregunta la hora y el le responde: “Crecimiento económico y creación de empleo.” Un poeta.

Algunos de ustedes se preguntarán si Rajoy es el único androide de la política española. Pues no, de hecho ya está aquí su substituto, su relevo cibernético: Albert Rivera. Rivera es un androide de última generación, recién salido de fábrica. A diferencia de su predecesor, estamos ante un modelo de prestaciones técnicas sencillamente extraordinarias. Tiene un disco duro de 10.000 Terabytes, una fabulosa obra de ingeniería informática formada por una tupida red de nanochips líquidos. Lo más avanzado en bioinformática extraterrestre.

albert-rivera-desnudo-largo

Albert Rivera es un androide capaz de dar un míting, conceder una entrevista a una radio, salir tres veces en televisión en directo en horario de máxima audiencia y plancharse el traje. Todo a la vez. Sin embargo, a pesar de ir sobradísimo de software tiene su inmenso, su oceánico disco duro prácticamente vacío. Apenas media docena de archivos: uno sobre Venezuela, otro sobre los populismos, otro sobre los antisistema, uno muy raro sobre no sé qué de una guerra de lenguas en Cataluña. Yo creo que ese archivo tiene un virus, me huele mal. No sé, yo no lo abriría. También tiene un archivo de la Roja. Y también un archivo que se llama Regeneración Democrática. Que no se sabe muy bien qué es, pero lo cita mucho. Está muy verde todavía, le falta rodaje, muchos archivos y anda como un poco acelerado.

Por todo lo dicho, podemos concluir que España está en el amanecer de una nueva transición: la transición de los androides, la transición de las máquinas.

Y, mientras tanto, Mariano Rajoy gobierna el país.

 

 

 

 

 

 

 

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s